AL:. G:. D:. G:. A:. D:. U:.
S:. F:. U:.
Resp:. Log:. Juan Manuel Cajigal Nº 177
Ven:. Maest:.
QQ:.HH:. Prim:. y Seg:. Vig:.
QQ:.HH:. Todos.
“Templanza”

 

          Templanza,  pudiésemos decir de la templanza que es un niño dócil y alegre que en una mano sostiene la luna y en la otra mano el sol, mientras cierra sus ojos y deja que la brisa le susurre al oído, entendiendo claramente que la luna y el sol simbolizan opuestos, que el niño es emblema de la inocencia que debemos recuperar y el viento no es otra cosa más que nuestra intuición.

          Es pues la templanza una virtud pero que más que una virtud es en realidad un arte, pudiésemos llamarla con toda razón el arte del equilibrio perfecto, pues nos enseña cómo mantenernos calmos antes las vicisitudes de la vida y también a mantener la humildad en nuestros buenos momentos, nos recuerda aquella vieja historia de un rey al que le dieron dos pequeños cofres uno de oro y el otro de plata dichos cofres solo podrían ser abiertos cuando pasase por el momento más difícil y por el momento más alegre de su vida, aconteció que dicho rey sufrió una revuelta por parte del comandante de su guardia y este le despojo de su trono, ante tal momento de congoja abrió el cofre de plata y dentro en una hermosa placa de plata se encontraba grabada una frase “Esto pasara”, entendiendo el rey que en la vida todo pasa, logro encontrar calma reunió un ejército de soldados leales y reconquisto su reino, sentado una vez más en su trono la alegría no le cabía en el pecho y en ese momento recordó el otro cofre, un hermoso cofre de oro con una preciosa placa del más fino oro que jamás ojo alguno hubiese contemplado, en la cual se podía leer en un hermoso tallado “esto también pasara”.

          La vida en su eterno flujo cual caudaloso rio, es la sucesión continúa de múltiples eventos en ocasiones afortunados en otras ocasiones desafortunados, en cada suceso de nuestra vida está la hermosa templanza con sus rizos de oro y su piel de plata susurrándonos al oído que esto ha de pasar, tratando de hacernos entender que en este mundo cambiante no debemos aferrarnos a nada porque todo cambiara, invitándonos a que dejemos de prestar tanta atención a los sucesos externos y comencemos a poner más atención en nuestro interior, resulta ineludible en este punto no hablar del V.I.T.R.I.O.L Visita Interiora Terras Rectificatur Invenies Ocultum Lapidum; Visita el Interior de la Tierra y Rectificando Encontrarás la Piedra Oculta. Visitando nuestro interior y rectificándonos debidamente tanto nuestras percepciones como nuestras acciones, seremos capaz de encontrar nuestro centro, esa piedra fuerte sobre la cual sustentarnos.

          Haciendo esto, seremos como el hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca (Mateo 7:25).

            Descenderá la tempestad de los sucesos adversos, vendrá el rio que no es más que la vida misma con sus situaciones cambiantes, soplaran los vientos tantos los venturosos como los que no y golpearan sobre nosotros, pero ya nada serán capaz de hacernos pues habiendo encontrado centro sabremos como equilibradamente mantenernos templados.

Es cuanto V:.M:.

                                                                                                                      Comp:. Mas:. Jesús López

Templanza
¡Comparte!
Etiquetado en:                            

3 pensamientos en “Templanza

  • enero 20, 2017 a las 11:16 am
    Enlace permanente

    Muy interesante Tema. Yo siempre he dicho que tu verdad esta dentro de ti.tu eres logia.tu mazo y tu cincel es lo que te hace buen masón edificando tu propio templo interior.TAF.mi QH. Jesus que va por buen camino.saludos. Ney Silva M.M.

    Responder
  • enero 22, 2017 a las 8:24 pm
    Enlace permanente

    HAY QUE SABER ENFRENTAR LAS ADVERSIDADES EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO

    Responder
  • enero 22, 2017 a las 8:25 pm
    Enlace permanente

    hay que ser humilde y saber enfrentar las adversidades el tiempo de dios es perfecto

    Responder

Deja un comentario