AL:.  G:.  D:.  G:.   A:.  D:.  U:.

  S:.  F:. U:.

 

Resp:. Log:. Juan  Manuel Cajigal Nº 177

Ven:. Maest:.

QQ:.HH:. Prim:. y  Seg:. Vig:.

QQ:.HH:.  Todos.

 JUAN  MANUEL  DE  CAJIGAL

      Venezuela  ha  sido  pródiga  en  hombres  que  han  sacrificado  su  fortuna,  su  tranquilidad  y  bienestar  en  aras  de  los grandes  propósitos  de  construir  una  patria  libre  y  soberana.  Una  pléyade   de  pensadores  eminentes,  próceres  civiles  y  militares, que  con  sus  esfuerzos  e  ideales  han  elevado  el  nombre  de  Venezuela  al  sitial  donde  la  gloria  la  ha  cubierto  con  todo  su  esplendor  y  grandeza.

        Es  el caso  del  ínclito  masón  Barcelones  Juan  Manuel De Cajigal.  Nació  el  10  de  Agosto  de  1803.  Inclinado  a  las  matemáticas  y  las  ciencias  desde  muy  corta  edad.  En  1820  viajó  a  la  habana  para  continuar    con  sus  estudios  universitarios.   En  1823  fue  enviado  a  París   para  que  culminara    la  carrera  de  las  matemáticas.  Estudió  al  lado  de  prominentes  figuras,  destacándose   rápidamente  por  su  talento  y  la  solidez  de  sus  conocimiento.

       Su  ingresó  a  la  masonería  se  realiza  por  el  año  de  1825,  en  París,  llegando  al  grado  de  Maestro  Masón.  Retorna  a  Venezuela  el  año de  1829, realizando  sus  trabajos  masónicos  en  la  Resp:. Log:. Protectora  de  las  Virtudes Nº. 1  al  Or:.  de  Barcelona.

      En  este  mismo  año,  viaja  a  Caracas,   colaborando  con  el  Dr. José  María  Vargas,  otro  distinguido  masón,  en  la  reorganización  de  la  Real  y  Pontificia  Universidad.  Pero  ciertos  inconvenientes,  lo  obligaron  a  viajar  a  Cumaná,   donde  actuó  como  secretario  del  Gral. José  Francisco  Bermúdez.

     Protegido  por  el  General  José  Antonio  Páez,  en  Octubre  de  1831  regresa  a   Caracas,  creando  la  Academia  de  Matemáticas  de  la  Universidad  de  Caracas,  siendo  nombrado  su  Director.

   Estudioso  y  con  gran  capacidad  de  trabajo,  Juan  Manuel  de  Cajigal,  alternaba  las  matemáticas  con  la  química  y  la  literatura.  Fue  miembro  del Congreso  Nacional,  como  Senador y Diputado,  diseño  nuevas  vías  de  comunicación,  fundo  el  Observatorio  Astronómico  de  Caracas,  en 1841.

        Tomó  parte  activa  en  la  creación  de  la  Dirección  General  de  Estudios,  que  fue  la  base  para  el  actual  Ministerio  de  Educación.  Se  le  debe  el  trazado  de  la  red  vial,  que  une  los  Valles  de  Aragua  y  el  Puerto  de  la  Guaira  con  la  Capital.

       Lamentablemente  es  época  de  agitación  política  y  caudillista,  y  en  Venezuela  ocurre  el   cuartelazo  denominado  Revolución  de  las  Reformas  que  Pedro  Carujo  dirige  contra  el  Presidente  José  María  Vargas.  La  Academia  de  Matemáticas  suspende  sus  actividades  y  el  mismo  Cajigal  debe  abandonar  sus  libros  e  instrumentos  científicos,  para  ponerse  al  frente  de  un  batallón  destinado  a  la  defensa  del  Gobierno.

        Juan  Manuel  de  Cajigal,  no  era  un  hombre  con  cualidades  de  guerrero,  tampoco  de  político,  no  obstante  que  padeció  una  época  en  el  cual  sin  estas  dos  “cualidades”  era  prácticamente  imposible  sobrevivir. A Cajigal le  fue  imposible  vencer  la  estupidez  de  su  época,  y  su  trágico  final,  no  es  sino  el  resultado  de  un  hombre  ante  la  visión  derrotada  de  su  destino.   Que  mira  su  talento  hecho  añicos  por  la  jauría  de  los  partidos.  Su  vida  y  su  talento  irremediablemente  perdidos.  Nunca  tuvo  paz  para  pensar,  para  ordenar  sus  ideas  en  medio  de  la  exigente  disciplina  que  requieren  el  estudio  de  las  ciencias.

        Sin  embargo,  en  medio de  terribles  adversidades,  Juan  Manuel de Cajigal,  tuvo  la  capacidad  infinita  para  tolerar  tanto  atraso.  El  pudo  haber  abandonado  el  país,  cultivar  su   talento  en  una  ciudad  como  París  o  Roma.  No  lo  quiso  así,  se  quedo  y  siguió   con  su  voz  pidiendo  orden “lo  que  más  deseo  es  que  se  acaben  las  convulsiones,  y   que  entremos  en  el  orden  legal,  nosotros  tenemos  sed  de  orden  legal”.

         José  Sant  Raz,  en  su  libro  Política  e  historia  de  Venezuela  dice. “Cajigal    con  todo  lo  matemático  que  tenia,  es  necesario  hacer  la  observación,  que  no  fue  de  esos  investigadores  obcecados  de  una  parcela  del  conocimiento,  incapaz  de  mirar  un  poco  más  allá   de  sus  números  y  formulas.  Cajigal  buceaba  en  casi   todos  los  campos  del  espíritu,  porque  es  necesario  decir,  que  un  hombre  restringido  casi   exclusivamente  a  una  parcela  del  saber,  jamás  podrá  aspirar  a  la  comprensión  de  nada.  Es  imposible  obtener  ideas  nuevas,  incluso  en  el  propio  campo  de  las  matemáticas,  si  no  se  conoce  la  historia”. Continua  José  Sant. “Todo  conocimiento  parcial  del  hombre  lo  empequeñece”,  y  esto  lo  entendía  Cajigal,  ya  que  dominaba  varias  lenguas,  conocía  de  Música,  literatura,  botánica  y  pintura.

      Cajigal  formo  164  Venezolanos,  que  transmitieron  de  algún  modo  su  infatigable  capacidad  para  el  trabajo y  la  paciencia  que  requiere  la  investigación  científica.

     En  medio  de  tanta  barbarie, esta  fue  una  proeza  increíble,  tan  exigente  y  cruel  como  ganar  batallas,  en  una  época  de  la  independencia,  Quizás  más   ardua,  porque  para  las  batallas,  siempre  sobraran  hombres  que  pudieran  servir  con  la  lanza  y  la  espada,  en  cambio  para  abrirse  caminos  en  las  ciencias,  en  la  honestidad  del  conocimiento,  hace  falta  un  valor  demencial  consigo  mismo  en   la  soledad  más  absoluta.

       Por  motivos  de  salud  viajó  a  Europa  en  1841.  Se  estableció  en  Londres,  trabajando  en  el  servicio  diplomático  de  Venezuela.  Más  tarde  partió  a  París,  donde   intervino  en  numerosas  actividades  culturales.  Pero  su  salud  siguió  desmejorando,  victima  de  una  dolencia  del  sistema  nervioso.  El  24  de  Noviembre  de  1844,  regresó  a  Caracas,  siendo  recibido  cordialmente  por  el  Presidente  de  la  República,  Carlos  Soublette,  en  persona.

      Preso  de  melancolía,  por  la  neurosis  que  le  aquejaba  y  en  busca  de  un  mejor  clima  para  la  salud,  en  donde  sus  ideas  pudieran  encontrar  sosiego,  este   notable  hombre  de  ciencias  Barcelonés,   buscó  refugio  en  Yaguaraparo,  Edo.  Sucre,  una  pintoresca  aldea,  extinguiéndose  su  vida  el  10  de  Febrero  de  1856.

Dejó  una  traducción  de  lamartine,  “Deberes  de  una  Cura”; y  sus  obras:  “ Curso  de  Astronomía”  y  “Tratado  de  Mecánica  Elemental”

       QQ:.HH:. Venezuela  es  una fuente  de  valores  humanos, que han  enaltecido el  gentilicio  y  han  merecido  la  admiración,  no  solamente  hispanoamérica,  sino  del  mundo,  por  tales  razones,  los   masones  estamos  en  el  deber  de  hacerlos  conocer  y  proyectar  sus  nombres  en  los  centros  de  educación  y  en  la  opinión  publica  en  general.

 Antonio  J.  Mirabal  S.

 M:.M:. P.M. Gº. 31

Bibliografía:

    *  Guía  Histórica  de  la  Masonería  Venezolana. (H. Castellon)

    *  Clamor  de  Patria.  (Noel  Grisanti  Luciani)

    *  Política  e  Historia  de  Venezuela. (Prof. José Sant Roz.)

JUAN MANUEL CAJIGAL
¡Comparte!
Etiquetado en:            

Deja un comentario