AL:. G:. D:. G:. A:. D:. U:.

S:. F:. U:.

Resp:. Log:. Juan Manuel Cajigal Nº 177

Ven:. Maest:.

QQ:.HH:. Prim:. y Seg:. Vig:.

QQ:.HH:. Todos.

    Historia de la Masonería celebración 300 años:

Desde el inicio de los tiempos, una de las características del ser humano ha sido el afán de conocer, explorar y comprender en donde y como empezó todo, como se formó nuestro universo, nuestro planeta, el hombre.

Los Masones para comprender cuál es el objeto de nuestra augusta institución debemos preguntarnos e investigar de dónde venimos?

Aunque ningún documento histórico podría probar fehacientemente todas las hipótesis idealistas y las ilusiones románticas que nos hacen soñar con una Masonería casi tan vieja como el comienzo de los tiempos, hay quienes afirman que los orígenes de la Francmasonería se remontan a la época adámica, pasando por los constructores del antiguo Egipto y los del Templo de Salomón en Jerusalén.

Los estudiosos de la egiptología, ubican los orígenes masónicos tres mil años antes de Cristo, en los tiempos en que fueron construidas las grandes pirámides del antiguo Egipto.

Pero si a alguna corriente o sistema debemos su gran influencia, ha sido al Cristianismo. De su origen judío no cabe duda, y su influencia es tal, que en la mayoría de las Logias del mundo, sobre el ara encontramos una Biblia abierta. Nuestro “patrono” es San Juan, la mayoría de los masones sobre el orbe fueron bautizados en la fe Cristiana, ya sea católica romana, ortodoxa o evangélica-protestante.

Para algunos investigadores la masonería viene de la época de las cruzadas donde hacen su aparición Los Caballeros Templarios, orden militar cristiana fundada entre 1115 y 1118.

Probablemente tenemos de todo un poco, esa es la gran ventaja de nuestra Hermandad. No somos sectarios, tomamos lo mejor de cada una de estas corrientes, sin egoísmo, reconocemos en esas fuentes parte de nuestro saber, más con ello no podemos afirmar que somos de alguna manera sus descendientes directos, o algo por el estilo.

La teoría más fundamentada de los orígenes de nuestra augusta orden es que los masones somos la continuación del gremio de constructores medievales que se destacaron por la construcción de grandes catedrales, iglesias y castillos; que surgen a partir del siglo XIII, quienes recibían el nombre de albañiles, que en ingles se conoce como “Mason” o “Freemason”; la albañilería operativa no era una simple actividad laboral, desde su ingreso a este gremio el aprendiz para alcanzar la maestría debía no solo prepararse en el arte de la construcción y la arquitectura, también estudiaba, geometría, música, filosofía, astrología y temas similares.

El gremio regulaba la vida del albañil, exigiendo a sus miembros que creyeran en la doctrina de la iglesia católica, que vivieran una vida moral, se prohibía el adulterio, y frecuentar tabernas y prostíbulos.

A partir de la segunda mitad del Siglo XVI, los Masones Operativos, es decir los Iniciados en el Arte Real de la Construcción, comenzaron a permitir el ingreso de personas que no eran del gremio, pero que por sus méritos personales (intelectuales, políticos, sociales, económicos por ser patrocinadores de la causa, humanísticos, etc.) merecían ser considerados como tales. A estos miembros honorarios se les dio el nombre de “Masones Aceptados”. 

La caída de la demanda en la obra civil y el incremento de masones aceptados fue el inicio de la Masonería Especulativa.

Los francmasones comenzaron a ver mediante el simbolismo como se da la transición de la edificación material a la edificación espiritual, realizables mediante la Unión, el estudio, la Solidaridad y la Colaboración entre individuos libres, honrados y responsables. Lograr el perfeccionamiento humano por medio del uso de la razón, el conocimiento científico, artístico y filosófico, a efecto de hacer el trabajo acorde con la Gran Obra, tal como ha sido tradicional en las escuelas iniciáticas desde la más remota antigüedad.

En este contexto, el 24 de junio de 1717, hace hoy 300 años, se reunieron los miembros de cuatro Logias de Londres para celebrar su tradicional cena Solsticial de Verano, decidiendo entonces crear una federación, a la que denominaron “Gran Logia”. Este hecho constituye un hito en la historia de la Masonería, pues marca formalmente la sustitución definitiva de la Masonería Operativa, dedicada a la construcción material de inmuebles, por otra que ahora adoptará el nombre de “Masonería Especulativa”, consagrada como su nombre lo indica a la especulación filosófica y al estudio del simbolismo.

En 1723 aparece la primera edición de la Constitución Masónica, redactada por los pastores protestantes James Anderson y Teófilo Desagulier.

De esta constitución a modo de síntesis pueden destacarse cuatro puntos:

 1º La masonería exige la creencia en Dios, al que denominará genéricamente Gran Arquitecto del Universo, pero es ajena a cualquier profesión religiosa determinada.

2º La masonería proclama la libertad de conciencia, respetando las creencias religiosas individuales.

3º La masonería es una institución fraternal creada para ser centro de unión entre hombres.

4º El fundamento esencial de la masonería es la integridad ética.

1725 Se estableció la Gran Logia de Irlanda.

1736 Se estableció la Gran Logia de Escocia.

1751 Una Gran Logia rival apareció en Londres. Sus miembros originales eran masones irlandeses que afirmaban que la Gran Logia original había hecho innovaciones. Apodaron la primera Gran Logia de los Modernos y se llamaron a sí mismos los Antiguos. Ambos existieron uno al lado del otro, tanto en el país como en el extranjero, durante casi 63 años, sin reconocerse como regulares.

La rivalidad entre ambas se mantuvo hasta Diciembre de 1813 cuando luego de negociaciones deciden unirse y formar lo que es hoy la “Gran Logia Unidad de Inglaterra” desde ese entonces se acordó reconocer a la Gran Logia como autoridad rectora de la Masonería a nivel mundial, y es ella quien reconoce y da legalidad a las demás logias del mundo.

Con el pasar de los años se van creando en varios países otras Grandes Logias, entre ellas La Gran Logia de Francia en 1738 resultante de la unión de varias logias parisinas fundadas por ingleses.

En Venezuela los orígenes de la masonería llega casi simultáneamente con nuestra historia de la independencia. En La Guaira en 1797 con la llegada de 4 revolucionarios Españoles, miembros de la Logia España, quienes fueron deportados por la conspiración de San Blas en 1795, destinada a sustituir la monarquía por una república liberal.

Estos cuatro masones inician en los augustos misterio de la masonería a los venezolanos José María España y Manuel Gual; en esa misma época un año más tarde, Francisco de Miranda quien se inicia en la Masonería en Filadelfia, Estados Unidos, en 1783, funda en Londres, la logia, Gran Reunión Americana. Febrilmente trabajó para preparar la expedición libertadora de Venezuela.

Miranda regresa a Venezuela e inicia en la Masonería a General San Martín, Don Simón Rodríguez y otros precursores del movimiento de independencia de nuestro país, convirtiéndose en el máximo exponente y precursor de la Masonería en Venezuela.

Las primeras logias en fundarse en Venezuela son:

Perfecta Armonía N ° 74 en Cumana en 1810, bajo la jurisdicción de la Gran Logia de Maryland. Muchos venezolanos se incorporaron a la Masonería a través de esta logia.

Esta logia apoyó fuertemente a la Sociedad Patriótica, a la Junta del 19 de abril de 1810 y la Declaración del 5 de julio de 1811. Depositaria del gran fervor espiritual y patriótico de sus miembros, esta logia funcionó hasta 1823.

El templo donde nos encontramos actualmente es la segunda logia fundada en nuestro país, “Protectora de las Virtudes” Nº 1 el 1º de julio de 1812, la que fue instalada por General Carlos Soublette, el General Rafael Urdaneta, el General José Tadeo Monagas, Pedro Gual y el Licenciado Diego Bautista Urbaneja Sturdy, siendo elegido este último como su primer Venerable Maestro que luego sería el primer Gran Maestro de la Gran Logia Venezolana y Presidente de la República.

En diciembre de 1814 se fundó, en Carúpano la Logia “Patria”, bajo la jurisdicción de la Gran Logia de Vermont.

Esta logia fue una logia mártir. Sus miembros fueron luchadores incansables por la libertad y la justicia, 12 de los cuales fueron ejecutados el 25 de enero de 1815. Bolívar vio el templo destruido por fanáticos el 1 ° de junio de 1816 y se informó directamente, conmovido de la implacable y perversa persecución y ejecución de que fueron objeto sus miembros por los realistas.

La Logia “Patria” sigue siendo en Venezuela y en el continente un símbolo de patriotismo y fidelidad masónica.

En Venezuela se fundó, en Caracas, la Gran Logia de la Gran Colombia el 24 de junio de 1824 y el 27 de Abril de 1876 es inaugurado bajo la presidencia de Antonio Guzmán Blanco el templo masónico en la esquina de Jesuitas a Maturín, sede de la Gran Logia de la República de Venezuela en cuyo acto inaugural pronunció: “Este no es solamente un Templo Masónico, es más que eso. Es el Templo que oficialmente levanta el gobierno de Venezuela a la Independencia de la Razón del Hombre”

Hoy a sus 300 años de fundada, La Masonería sigue siendo una escuela de misterio, donde los hermanos se reúnen en logia para su formación espiritual y la transmisión del antiguo saber; donde se ponen en práctica los más hermosos fundamentos morales como la fraternidad, la tolerancia, la filantropía, la caridad, y la igualdad.

La Masonería tiene por base la Razón y de allí su principio eminentemente universal.

Es una institución de fraternidad universal, esencialmente filantrópica, filosófica y progresista, la que a su vez, procla­ma también la existencia de un principio creador de la naturaleza, al que nosotros damos el nombre de, GRAN ARQUITECTO DEL UNIVERSO.

En consecuencia, las puertas de nuestros Templos siempre estarán abiertas, para todos los hombres de buena voluntad, no importa las razas o pueblos a que pertenezcan, la nacionalidad de que dependan, ni tampoco cuáles sean sus opiniones, creencia o fe política que profe­sen, con tal que sean de ideas liberales, democráticas y sobre todo, Hombres Libres y de buenas costumbres.

Es cuanto…

 

Comp:.Mas:. Humberto Rangel

 

 

 

Historia de la Masonería celebración 300 años
¡Comparte!
Etiquetado en:            

Deja un comentario